sábado, 24 de abril de 2010

Arturo Barea, entre costuras



Para quienes somos lectores empedernidos, el día del libro es una fiesta aunque no se viva en Cataluña, donde ese día es fiesta oficial.

En Madrid, la Comunidad de idem organizó la Noche de los Libros con un montón de propuestas que incluían recitales poéticos, actuaciones musicales, presentaciones de libros, performances y debates. Para todos los gustos.

Como ya tengo confesado, me gusta zascandilear por Madrid incluso sin necesidad de excusa, más aún cuando se presenta una oferta tentadora. A las 7 de la tarde, mi chico y yo estábamos ya recogiditos en la calle dispuestos a recorrer el itinerario preparado por la Comunidad hasta donde el cuerpo nos diera de sí.

A poco de salir de casa nos percatamos de que la misma idea que nosotros la habían tenido muchos miles de vecinos de la villa; cuando llegamos a Sol estaban a punto de cerrar por overbooking. Pero a nosotros se nos desalienta muy difícilmente. No tienes más que ver la tenacidad que pone doña Esperanza Aguirre en destrozar los servicios públicos de esta su comunidad, al parecer con el propósito de echarnos a todos de una vez y quedarse tan a gustito sola con los suyos, y nosotros erre que erre aquí seguimos. Y encima que ni la hemos votado ni pensamos votarla.

Bueno, a lo que iba – es que doña Espe es muy capaz de desviar la inspiración incluso al mismísimo don Miguel de Cervantes, que no es el caso – fuimos haciendo la ruta de acuerdo con el programa que disponíamos. Una paradita en la Casa del Libro de la Gran Vía, que había un grupo de actores, un paseo por la Plaza de la Luna, donde actuaban varios grupos musicales – Parade, en el momento en que estuvimos nosotros – y seguimos recorrido hasta el edificio que la Comunidad de Madrid tiene en la calla de Alcalá, donde a esa hora se anunciaba un debate con el título “Cuando historia y ficción se dan la mano”.


Intervenían María Dueñas, autora de “Tiempo entre costuras”, Manuel Francisco Reina, joven autor que acaba de publicar el libro “La emperatriz amarga” sobre la mujer del emperador Adriano, y Luis Alberto de Cuenca, poeta, que intervenía como moderador. Llegamos con el debate iniciado pero, lo que seguimos estuvo francamente bien.

Hablaron sobre la novela histórica, analizaron las licencias que permite este género, su éxito actual. Las ventajas que supone escribir sobre una época remota y las limitaciones cuando se escribe sobre una época inmediata de la que hay muchos testigos que pueden puntualizar al autor.

Confieso que no he leído nada del otro autor, aunque ya me lo he apuntado porque me causó muy buena impresión. En cambio, estoy enfrascada en el libro, primero y único de momento, de María Dueñas.


Sucede que hace muy poco tiempo que he leido la trilogía de Arturo Barea “La forja de un rebelde”, un espléndido retrato de la sociedad española en las primeras décadas del siglo XX, de las guerras de África, la preguerra y la guerra civil.


Barea novela su propia vida y nos deja una descripción descarnada de aquellos años con el nervio y la fuerza que acertó a imprimir a su obra.


En algunos pasajes de “Tiempo entre costuras” me ha parecido entrever una influencia de Barea. A mayor abundamiento, Dueñas da el nombre de Elena Barea a un personaje episódico (una clienta del taller donde trabaja la protagonista en su juventud).
Así que aproveché el turno de preguntas para inquirir sobre este aspecto.

Y te cuento que María Dueñas respondió que, efectivamente, había buceado en Barea para documentarse antes de escribir su novela y que pretendió homenajearle al darle su apellido a un personaje. “Las lectoras – insisto, las lectoras – acaban por descubrir todos mis trucos”, añadió.

Terminamos la noche moviendo el esqueleto en la Plaza de Agustín Lara. Para castizos, nosotros.

6 comentarios:

Uma dijo...

jolín Tiza! no se te escapa una...
Esa trilogía es antigua no?? me suena de oidas...hicieron peli? me quiere sonar...
No se de donde sacas tiempo para leer tanto! muchos besos.

La de la tiza dijo...

Arturo Barea escribió la trilogía entre 1941 y 1944. En España se publicó en 1951.
Televisión emitió una serie basada en esta obra en 1990, según he visto en este enlace:
http://www.rtve.es/television/forja-rebelde/
A mí me gustaría tener más tiempo para leer pero es verdad, desde muy pequeña soy una "leona".

La de la tiza dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
BET dijo...

Vaya que buen comienzo tu fin de semana ! y como dice Uma no se te escapa una !

Pues es casualidad, que después de leer El tiempo entre costuras, me enfrasqué con Inés del alma mía de Isabel Allende y también me dio por pensar, pues salen un par de apellidos, Quiroga y otro mas, que coinciden con el libro de Dueñas ... es lo que tiene el no parar de leer jajaj...
Por cierto me anoto la triología de Barea y el de la emperatriz.

Besos !

La de la tiza dijo...

Bet: Isabel Allende es una de mis autoras favoritas. Me encanta ella misma como personaje, incluso. El de Inés del alma mía no es lo mejor suyo, a mi manera de ver, pero no está mal.
Yo acabo de leer el de Ángeles Caso que fue premio Planeta, "Contra el viento".
¿Cuál es el de la emperatriz?

BET dijo...

De Isabel pienso leerme todos sus libros, me encanta como escribe, el último que he leido es La suma de los días y me ha encantado.

Quería decir el de La emperatriz amarga,que cada vez me gusta mas la novela histórica.

Besos !