jueves, 14 de enero de 2010

A Dios pongo por testigo

¡Que gusto empezar el año ociando! Me lo apunto para años sucesivos. He desconectado de todo aunque me hubiera gustado desconectar aún más para no enterarme de algunas cosas. Que parece que no tenemos arreglo, los seres humanos.

Leo las portadas del periódico “Público” de lo que llevamos de año y te dan sucesivas patadas en los morros del siguiente calibre: asesinadas por el machismo; los politicos encarcelan, los líderes no actúan; Cataluña, Valencia y Madrid disparan el paro; el PP empieza el año en los tribunales; la Fiscalía investiga a Díaz Ferrán por estafa; Vic rechaza a los sin papeles; Haiti: cien mil muertos en el país más pobre de América.

Vamos, que no hay tregua. Entre eso y que se acaban las vacaciones, me está entrando una depre posnavideña de mucho cuidado. A sacarme de ella ha venido la Miss, aspirante oficial a nuera. Me llamó el lunes con la proposición de salir de rebajas.

- Imposible, guapa, por dos razones de peso. A. estoy liadísima. B. me he gastado ya hasta la paga de julio.

Me llamó el martes con la proposición de salir un rato. Respuesta similar.

- Imposible, guapa, fíjate la que está cayendo. ¿Dónde vamos a ir con este tiempo?

Me llamó el miércoles, empezando por el principio: es que quiero hablar contigo. ¿Es imprescindible?, pregunto. Responde que sí.

Allá que me fui como debían ir los cristianos al coliseo: con resignación y dispuestos a lo que fuera por amor al todopoderoso que en el caso de los creyentes era su Dios y en el mío es el heredero.

Un poco menos que los días anteriores pero ayer caían en Madrid chuzos de punta. La Miss, inasequible al desaliento, se me presenta hecha un pincel. La mini más mini que imaginarse pueda, los tacones de aguja de por lo menos diez centímetros, un abrigo de pelo largo que a mí me engordaría tres tallas pero que a ella le sienta como un guante, unos leguins de esos que yo me ponía con reparos cuando tenía otra edad, un gorrito amazona color burdeos, una bufanda que yo arrastraría pero que a ella le llega a las rodillas. Guapa de caerte, que en eso se aprecia cómo mejora la especie. De lejos se veía que llegaba retrechera y juncal.

- Supongo que ya lo sabrás pero yo también quería contártelo…

- Pues así, de repente, no sé a qué te refieres, tanteo, mientras repaso lo más rápido que puedo la lista de cosas que debía saber y no sé si sé.

- Me lo ha pedido, por fin, me lo ha pedido, suelta, con su voz cantarina.

- Te ha pedido ¿el qué?

- Me parece que quieres quedarte conmigo, porque seguro que ya te lo ha dicho tu hijo.

- Seguro, pero ahora no caigo, respondo tratando de ganar tiempo.

- Me ha pedido que me case con él…

Acabáramos. Otra de la especie crédula.

- Y yo quiero que sepas que no vas a perder a tu hijo, sino que me gustaría que ganaras una hija, me dice la Miss en su ingenuidad.

Así que ahí me tienes, recién empezado el año, con España presidiendo la Unión Europea, con los periódicos chorreando la desgracia de Haití, y yo tratando de no herir la sensibilidad de una criatura de la especie guapa que te caes e ingenua que te mueres.

- Verás, nena, en esos casos a lo mejor no hay que tomarse las cosas al pie de la letra. Que no digo yo que no te lo haya pedido, pero a lo mejor tampoco es para tomárselo aqui te pillo aqui te mato. Aparte de que una chica como tu, lista y bien preparada no necesita para nada estar esperando que venga un príncipe azul a traerle medias naranjas, que eso son historias de otra época. Que las mujeres debemos aspirar a cosas mejores…

- Mejores que tu hijo, no creo que haya muchos, contesta, enamorada como una becerra.

- Te advierto que está hecho a imagen y semejanza de su padre, que no sé si es el mejor modelo, digo yo.

Me mira como si yo fuera alienígena. Yo misma me siento como si lo fuera, que no hay cosa que más me repatee que tener que hablar mal del ex (incluso tener que hablar aunque sea bien). ¿Cómo explicarle que lo que pasa es que conozco el percal? Salgo del trance como puedo, fatal, seguramente.

En cuanto la pierdo de vista, llamo al heredero.

- ¿Qué es eso de que vas a casarte?

- Ni loco, me responde.

- ¿Por qué se lo dices a la Miss, entonces?

- Algo tengo que decirle para que no se largue, que hay mucho desaprensivo suelto…

- La madre que te parió, le digo y cuelgo.

Decido dar un rodeo antes de volver a casa. El rodeo me pilla justo en la puerta del Cortinglés así que entro y me compro un jersey de cashemere. A Dios pongo por testigo que estos no me amargan a mí el año 2010.

8 comentarios:

Cruela dijo...

Pues sí que es una vuelta a la realidad de esas de producir jaqueca sin necesidad de caerse sobre el hielo....

Hombre la Miss está muy ilusionada déjala mientras está felizmente enamorada no va mirando los maridos de otras que no podemos ponernos minifalda...

tiene razón tu hijo, hay mucho desaprensivos por allí suelto

Besos y qué me dices del Don cele ese también empieza bien un año
Besos

Tita dijo...

Ay ay ay "paditifusa" me dejas.

Mira, no será que no la ha avisado la misma madre de la criatura.
Nadie aprendió en cabeza ajena. Ojalá su capacidad neuronal fuera tan larga como sus piernas ¡en fin!

Uma dijo...

Ay que no quiero ofender...pero tu heredero es un pelin capullo ¿no? que la pobre está enamorada y el tio encima haciendo promesas..
En fin! aunque te apetezca no te corresponde a ti abrirle los ojos a nadie...pero por otro lado la miss con tanta insistencia se lo está ganando...no se...
que estress de comienzo de año
besos

Valdomicer dijo...

Gracias: muchas gracias.
Acabo de leer todo tu blog de una sentada. Es lo más divertido que he leído desde que lo hice con las obras completas de Marx (Don Groucho).
Te felicito por la claridad con que te expresas, no te falta de nada para una buena literatura.
¿Para cuándo un buen libro?
Besos.

Tita dijo...

Otro tiza-adicto.

A mí me pasó igual, no te haces una idea de como era su anterior blog. De otra sentada me lo leí yo, de cabo a rabo.

Gracias a Cruela la descubrí.

(Perdona, tizosa,que hable como si no estuvieras aquí...besos)

La de la tiza dijo...

Crue: eso hago, que dejo a la Miss y al Heredero que hagan lo que les de la gana, faltaría más.
Tita: es que a veces las chicas nos volvemos un poco tontas cuando se nos pone la hormona de punta. Oye, ¿quieres decir que este blog no está a la altura? Podio, ainsss.
Uma: tanto como estress no, yo soy un poco pachorruda.
Valdomicer: hola, espero verte por estos lares. En cuanto al libro, verás, es que después de El Quijote resulta difícil estar a la altura.
Besitos a tod@s...

Tita dijo...

¡¡Nooooo mujer!!!

Si es uno de los mejores blogs que he pisado (y seguiré haciendo con tu permiso)

Besos

La de la tiza dijo...

Tita: era una broma, la verdad es que dan mucho gusto tus visitas... y tu ingenio.