jueves, 26 de agosto de 2010

De negocios



La reunión se prolonga un rato después de haber terminado la comida. Pasado un tiempo prudencial, el Heredero propone dar una vuelta por el paseo de la Concha. Salimos. Cuando hemos caminato un corto trecho, Gigi pregunta si aceptaríamos tomar una copa en su casa.

- Vivimos aquí cerca, entre el puente de Maria Cristina y el de Mundaiz.

- Por ahí queda el parque Arbaizenea, ¿no?, pregunta Mamen.


- Sí, el parque y el palacio. Ahí es donde se aloja Cayetana cuando viene a San Sebastián, corrobora Gigi.

- ¿Cayetana Alba?, pregunto yo.

- ¿La conoces?, dice Gigi en su inocencia.

- Del Hola, íntimas, respondo.

- En vida de mamá solían reunirse al menos una vez al año para ponerse al tanto de sus cuitas. Ha estado hace poco por aquí, con ese novio que tiene ahora, nos informa.

- Ese novio trabaja en el mismo ministerio que yo, cuento. Pero en otro departamento, a él también le conozco por el Hola.

La casa familiar de la Miss medirá fácilmente 400 metros cuadrados. Mamen sostiene que más de 500. Es inmensa y muy bonita. Se ve que, además de posibles, tienen buen gusto, dos cualidades que no siempre coinciden pero en su caso sí. Resulta, además, acogedora. En realidad, es un duplex con vistas sobre la ría. El piso superior es un apartamento con acceso independiente y comunicación interior, con una terraza desde la que se ve el mar. Yo diría que en la terraza cabe enterito nuestro piso de Madrid.


- El apartamento vamos a arreglarlo para los chicos, dice Ignacio, mientras Gigi asiente. (Los chicos son su hija y mi hijo, ambos unigénitos).
En la sala de juegos – porque esta casa tiene sala de juegos con una mesa de billar, incluso - los cuatro hombres se aferran a las barras de un futbolín - del tipo de los que había antes en muchos bares –se retan y ríen como si fueran cuatro niños.
Las chicas nos sentamos en el salón a tomar un té turco. Mamen y yo nos alborotamos hablando de Estambul, de sus calles, de sus gentes, de la puesta del sol sobre el Bósforo…

- ¿Habéis ido juntas también a Turquía?, pregunta Gigi.

- A Turquía, a Noruega, a Grecia, a Inglaterra, a Gijón… se lanza a enumerar Mamen. Y, de vez en cuando, aún nos hacemos algún viajecito por nuestra cuenta.

- No sabéis cómo os envidio. Yo no he ido nunca sola a ninguna parte ni estoy segura de que supiera desenvolverme, dice Gigi. Siempre he viajado con mis padres y luego con Ignacio, que es el que se ocupa de todo.

Esa historia de la pobre mujer rica me la tengo yo demasiado sabida como para compadecerme. Así que le digo que todo es cuestión de intereses. A unas mujeres le interesan unas cosas y a otras, otras diferentes. Y hay algunas más que no tienen posibilidad de elección. Son las que nacen marcadas por una vida de carencias: carecen de salud, de educación, de casa, de trabajo, de dinero y de herramientas para acceder a cualquiera de ellas. No es el caso de Gigi.

- A las mujeres de nuestra edad nos educaron para paralímpicas mentales, le digo, tratando de ser comprensiva. En realidad pienso que el único problema para viajar es tener ganas de conocer sitios y posibilidades para ir. Lo demás es cuento.

- Seguramente tienes razón, admite ella, y no he peleado lo suficiente por las cosas que me gustan pero no por eso deja de darme envidia cuando os oigo.

Entonces Mamen, que a pesar de su afición al teatro no sabe hacer un mutis, deja caer:

- Pues, nada, eso se arregla organizando un viaje a donde nos apetezca y nos vamos las tres.

Yo pongo cara de asesina en serie pero parece que nadie me mira por Gigi se alboroza como una adolescente.

- ¡Ay! No me digas que me aceptaríais con vosotras. Tenemos que pensar un lugar que nos guste a las tres. ¿Habéis estado en Vietnam?

- Sí, responde Mamen.

- No, contesto yo.

- Yo sí pero me quedé con ganas de volver, propone toda entusiasta.

Yo quisiera explicarle cuatro cosas para dejar sentadas desde ya las reglas del juego, a saber

a.- Hace mucho tiempo que dejé atrás la adolescencia, cuando Mamen y yo salíamos con la mochila a recorrer mundo.

b.- A los lugares exóticos de los grandes expresos me gusta viajar con chico. Y, a ser posible, solos.

c.- Como no soy rica por mi casa (como otras) para viajar tengo que ahorrar primero y luego disponer de días libres en mis trabajos (dos, para más señas, dos trabajos, en cuestión de días soy flexible).

d.- Para curar los traumas, nada como el psicólogo y yo no soy psicóloga.
Pero cuando voy a abrir la boca oigo a Mamen que dice:

- Vietnam a lo mejor es un poco lejos para estrenarnos pero podíamos elegir un buen spa para pasar un fin de semana…


Gigi está exultante, a punto de salir a hacer la maleta y yo, realmente, no puedo poner muchas pegas porque la idea no me parece del todo mala. En estas que suena el móvil de la anfitriona y ella, con esa educación exquisita que tienen las chicas que no tienen otra cosa que exquisita educación, hace un gesto casi imperceptible para acallarlo. Justo el tiempo que yo aprovecho para decirle a Mamen por lo bajinis.

- Giliposhas eres.

Ella me sonríe como si acabara de decirle un cumplido y, a lo mejor, lo es un poco.
En estas, entra mi chico seguido de Ignacio. Vienen hablando de dinero, lo noto en las caras. Oigo que mi chico habla de “menos de un millón de euros” así que no se refiere a nosotros, que yo esas magnitudes ni las huelo. Ignacio dice que “esa es una cifra asumible”.

- Si te parece, te pasamos el proyecto y nos haces un estudio de viabilidad, le propone.

Mi chico es un hombre machadiano en el sentido de que va por la vida ligero de equipaje, salvo el tabaco y el mechero. El resto, incluída cartera, si puede, lo endosa a mi bolso. En esta ocasión lleva cartera pero viene a pedirme una tarjeta SUYA de visita, que él no lleva. Se la doy y le subraya el mail particular.

- ¿Haciendo planes?, pregunto yo corroída por la curiosidad.

- Tu hijo y yo estamos planeando poner en marcha un proyecto de cultivos biológicos y quiero cotejar con un experto la cuestión económica. Es una suerte tener uno en la familia.

El Heredero, que ha entrado después, pone carita de no haber roto un plato. Yo le devuelvo la mirada, como si fuera la máscara de Tutankamon pero él sabe bien lo que quiero decirle: Tú y yo tenemos que hablar muy seriamente, muchacho.

Se van de nuevo los chicos y nosotras seguimos de cháchara. Repasamos los lugares adonde podemos ir y los lugares adonde hemos ido y luego, sin darnos cuenta, estamos hablando de novios. Ahí Mamen se lleva la palma, es un sector que se tiene muy trabajado.

Yo hago mentalmente repaso de mis novios. Y, de repente, noto que el corazón se me acelera. Como en el anuncio del niño que olvida los donuts y la cartera del cole, caigo en la cuenta de que el Heredero tiene una madre estupendísima, que soy yo, pero también tiene un padre. Mucho menos estupendo, dónde va a compararse, pero igual de padre. El Ex.

Nena, estás como Houston, me digo, tienes un problema. El Ex ya es un problema en sí mismo pero a esta gente tan peripuesta habrá que contarle que la sagrada familia que ellos conocen tiene a sanjosé repe.

Mientras Mamen empieza la narración de sus novios, versión veinte años, me anoto mentalmente: Tengo que pensar seriamente en este asunto. Acto seguido, invoco a Escarlata O’Hara. Mañana será otro día.

5 comentarios:

Tita dijo...

jajajajaja ¡como estoy disfrutando estas crónicas!

Ellos serán finismos, finisssmos, pero a elegancia y saber estar a ti no te gana nadie.

Genial ese forgesiano "giliposhas eres" a Mamen jajajajaja

Seguro que la cuestión de tu ex y padre de la criatura ya la habrá comentado el interesado ¿no?

¡No dejes de contarnos!

Abrazos

BET dijo...

jajajajaja menuda crónica social ! a un paso de salir en el Hola !

Menos mal que salió la idea del spa que no te veo en Vietnam con la consuegra jajaja ...

¿y ese proyecto? ya os veo a todos metidos en medio, uyuyuy ...

Me parto con el sanjosé repe, no les ha contado nada tu heredero ?

Como dice Tita : ¡No dejes de contarnos !

Besos !

Uma dijo...

Pero bueno!! con quien vas a emparentar?? con la crem de la crem!!!
Pobre gigi!!! y la miss (me refiero al post anterior) ¡que maja! "me dabas largas pero..."
en fin!!!
No entiendo lo del final del post anterior de que te empiezan a encajar las cosas...¿no te fias de tu heredero?
parece que se quieren ¿no?...si la chica es de posibles tanto mejor...Nietos pijines pero con la vida asegurada pase lo que pase ¿no?
besos

La de la tiza dijo...

Ay, qué trajín me están dando. Entre unas cosas y otras, nunca lo hubiera pensado pero estoy echando en falta a don Tino.
Seguiré contando...

Anónimo dijo...

Buenos dias,

Soy Sara Navales y estaría interesada en
realizar un intercambio de enlaces con ustedes en su página.
Email de contacto:
zapatos_org@yahoo.com
http://www.zapatos.org/