miércoles, 27 de abril de 2011

Inventar historias


Tengo un grupo de amigas con las que me reuno frecuentemente. Hablamos de todo, de cosas relevantes y de otras instrascendentes, de política, de cotillerías, de historia, de literatura...

En ocasiones, cuando nos ponemos aproximadamente profundas, yo digo que no sé cómo hay quien puede vivir sin escribir. Y una de mis amigas responde invariablemente:

- Yo lo que no me explico es cómo hay quien puede vivir sin la termomix.

Podría parecer que mi amiga es una persona insustancial pero nada más lejos de la verdad. Es una mujer muy comprometida políticamente, que se jugó varias veces el pellejo en momentos cruciales y que ha tenido y tiene una vida sumamente interesante y activa.

Me he acordado hoy oyendo el discurso de Ana María Matute, la nueva premio Cervantes.

Un discurso formalmente poco académico pero lleno de ternura y de amor a la vida. El discurso de una escritora cuya existencia es su mejor novela. El discurso de una mujer que al final de su vida se permite pedir: Si en algún momento se tropiezan con una historia, o con alguna de las criaturas que transmiten mis libros, por favor creánselas. Creánselas porque me las he inventado.

4 comentarios:

Tita dijo...

Jo, no sé que pasa, que no puedo verlo entero...en todo caso me encantó el fragmento que vi en la tele, y con el que terminó ¿quien mejor va a garantizar una criatura sino quien la inventó?

Absolutamente adorable y entrañable.

Abrazos

Pilar dijo...

Fué un discurso realmente emotivo, propio de una mujer tan especial como ella.

Nada más real que lo inventado.

Uma dijo...

me ha encantado! a mi me trasmite serenidad, sin dejar de ser crítica.

Sergio dijo...

Merecido!!!! Una señora de pies a cabeza.