domingo, 24 de abril de 2011

Re-matando

Nos costó un triunfo convencer a mi suegro de que su tractor no es adaptable como calesa.

- Pues no sé por qué no va a servir, repite aún a quien quiere oírle y a quien no también.

Salvo ese pequeño matiz, creo que hemos dejado todo más o menos organizado. Los últimos detalles en manos de mi cuñada y la asesoría a distancia de Mo.

Aprovecho para contar que su abadesa es una meticona y que menos mal que no vendrá a la boda porque ese día estará en Tierra Santa, que ha hecho promesa. He observado que estos vascos emparentados con la Miss son todos muy píos, con una religiosidad viajera que los lleva de Jerusalén a Lourdes, de Fátima al Pilar de Zaragoza, de Montserrat a Chestokova, de Santiago a Roma, cualquier lugar les parece apropiado para rendir culto.

En cuanto se reúnen empiezan a desgranar sus últimos viajes. A lo tonto, a lo tonto, se han recorrido el mundo. Debe ser por eso que me ha entrado a mí la cantinela que le repito a mi chico cada vez que me viene con un invento nuevo relacionado con la boda.

- Con lo que nos vamos a gastar en esta boda, podríamos dar tu yo la vuelta al mundo.

A mi chico, que está ilusionado con hacer de padre, aunque sea postizo, con que la ceremonia sea en su pueblo y con recuperar un jolgorio como antaño, con la gente del pueblo de palmeros, todo le parece bien y no repara en gastos. Y ahí nos tienes a él dilapidando y a mí, que soy la madre biológica, echando pestes. Hay cosas que solo me pasan a mí.

Para colmo, se nos ha cruzado la boda de los herederos ingleses. Que a simple vista puede parecer que no tiene nada que ver pero como mi cuñada se ha especializado en Casas Reales – incluidas las de la señorita Pepis, como la de Mónaco – cada miércoles corro como una desesperada a comprar el Hola para prevenir cualquier iniciativa espontánea de mi cuñada. Antes de que nos alquile una calesa de los reales alcázares o nos monte un palacio real y una plaza de Oriente B desde donde puedan saludar los novios después de la ceremonia. Las cosas están llegando a este nivel.

Mi chico, con su proverbial pachorra, se toma estas cosas a broma y, si se tercia, mete caña a su padre con el tractor o a su hermana con el protocolo real.

- ¿Tendríamos que hacer la reverencia a la madrina?, le pregunta con sorna.

- Si acaso, la novia, responde la cuñada sin percatarse de la broma.

- Por mi parte, está excusada, perdono esa parte del protocolo, añado yo.

Le he hablado del “retoque” facial de Gigi.
- ¿Tu crees que yo tendría que haberme hecho algo en la cara?, le pregunto.

- Tu estás guapa al natural, responde, convencido, porque mi chico es así, pero enseguida añade: Aparte de que no te veo yendo al médico por iniciativa propia.

Así van cayendo los días. Y menos mal que la semana santa se ha metido en lluvias.
- ¿Qué vais a hacer estos días?, se interesó Mamen el mismo domingo de Ramos.

- Si hace bueno nos vamos a la playa a coger colorcillo y si hace malo nos quedamos en casa a descansar, respondo.

- A mí no me apetece quedarme en casa, que a Charly le da por repetir el master en raquetas y terminamos discutiendo. Podíamos ir al pueblo… sugiere.

- Si vamos al pueblo se apunta todo el cortejo ¿Y qué hacemos allí si el tiempo se mete en agua? Aguantar a Gigi y aburrirnos. Para ese plan prefiero quedarme en Madrid y pierdo el tiempo a mi aire, pero si queréis ir vosotros os damos la llave.

- No, si va a llover puede ser un rollazo, admite.

- Pues eso.

Nos ha salvado el tiempo. Nos hemos ahorrado otros ejercicios espirituales con los santos padres vascos y toda la corte celestial.

4 comentarios:

Valdomicer dijo...

Pues tienes razón. Lo mejor,hacer un descanso y quedarse en casita.
Ni al Nazareno le ha apetecido salir este año y menos, sin paraguas.

Tita dijo...

Siempre hay un roto para un descosido, y me alegro, de que esta vez. Para que luego digan...a veces llueve a gusto de algunos!!!

Besos

Pilar dijo...

En casita, haciendo el vago, de este sofá a este sillón y de acá para la cama...la lluvia me relaja (aunque me ha dejado los cristales hechos un asco), me quedan sesis horas de calma...

Con tanta lluvia ahora seguro que el campo está precioso para el evento.

Besos

Uma dijo...

como en casa en ningun sitio...pero lo de la reverencia no deberias dejarlo pasar!! jeje