jueves, 29 de marzo de 2012

La huelga


Esta Niña nos va a traer la ruina. Lo llevo diciendo desde que nació y no me hacen mucho caso pero cada día es más evidente.

Hoy, por si no lo saben, ha habido huelga general. Mi humana lleva una semana dando la barrila para que todos hagan huelga, que este gobierno está destrozando todos los derechos de los trabajadores y los avances sociales que tanto han costado. La Miss dice que ella no puede porque está de permiso maternal.

- Pues haces huelga de consumo, no compras nada ese día, como si fuera domingo, propone mi humana.

- ¿Qué más da que se compre un día u otro?, insiste la Miss.

- Pues no da lo mismo, es el valor simbólico de la omisión del gasto en ese día justamente.

El Heredero dice que él no puede permitírselo, que ahora es padre y una familia tiene muchos gastos. Aparte de que no están los tiempos para arriesgar empleos.

- Pues verás qué mundo vas a dejar a tu hija como prospere esta reforma laboral, protesta su madre.

Cuando se quedan solos, la Miss le comenta:

- Tu madre cada vez está más talibana.

- Hay otras cosas peores, responde el Heredero sin mirarla siquiera.

- ¿Lo dices por mi mamá?, pregunta ella.

- Lo digo en general. Que hay cosas peores que ser talibana como mi madre.

La Miss tuerce un poco el morrito. Se nota que la conversación entre ellos no está muy fluida. Para mí que es por la Niña, ya se lo he dicho.

Eso fue el sábado. Ayer, le echó un chorreo a mi humano porque se olvidó de comprar tabaco.

- Mañana lo compro, por una cajetilla no pasa nada, alega él.

- No pasa nada, solo que eres un esquirol tabaquero, contesta mi humana.

Él se calla porque es poco dado a discutir, al contrario que ella, que le va la marcha dialéctica.

- Vergüenza me daría, rezonga la humana pidiendo guerra.

Esta mañana, aunque no iba a trabajar, se ha levantado pronto, arrastrando a mi humano en el madrugón.

- ¿Dónde vas tan pronto?, pregunta él.

- A ver lo que pasa por la calle.

Desayunan en la terraza aprovechando la buena temperatura del día. En la puerta del Carrefour un grupo de jóvenes trata de impedir que abran al público. Vocean consignas a favor de la huelga y corean insultos a la policía, que empieza a llegar por docenas. Un vecino dice que cerca de nuestra calle una furgoneta policial ha atropellado a un piquete.





 

- Se han puesto en mitad de la calle y los policías no han podido evitar el atropello, explica el vecino. 

El piquete de abajo también debe de conocer el incidente porque sus consignas aluden a atropellos, aparte de llamar asesinos a los policías, directamente. Nuestra calle se llena de furgonas y de policías vestidos como los hombres de Harrelson que toman posiciones en la puerta del supermercado.

El grupo de jóvenes, con pinta de estudiantes, sigue voceando sus consignas con aire festivo. Uno de ellos, abre los brazos en cruz y grita a los polis:

- Miradnos a los ojos, somos jóvenes y buena gente, no somos malos.

De pronto, los hombres de Harrelson se ponen en marcha y lanzan una carga contra el piquete que sale por pies calle arriba. Un grupo de policías agarra a un joven caído en el suelo y le apalean a conciencia. Mi humana va a por la cámara de fotos y se pone a disparar en modo metralleta, al tiempo que protesta acaloradamente.

 

- No hay derecho, no pueden hacer eso, luego dicen que los insultan.

- Lo que no se puede hacer es llamar asesinos a los policías y que no pase nada, responde mi humano.

- Ah, ¿no? ¿Qué tienen que hacer, entonces, liarse a tiros para que se lo llamen con razón?, se lanza por la tremenda mi humana.

- No he dicho eso, digo que entre los piquetes los hay que saben bien cómo tocar los huevos, responde él.

- Y por eso hay que apalearlos en el suelo y entre varios, sigue ella.

- Cuando sales en piquete sabes que das y te pueden dar, razona mi humano.

- Pues muy bien, ahora bajas y les dices que te ha parecido muy bien y que vayan entrenando a sus hijos en ese método y a ver qué gracia te hace si un día la Niña se manifiesta y una panda de polis de esos la apalea en el suelo. Total, ya sabe a lo que se expone.

Touché, me digo. Ya ha sacado a relucir a la Niña para darle en los bajos. Efectivamente, mi humano se revuelve enfadado.

- Cuando te pones así es que no se puede hablar contigo, le dice.

- Ah, soy yo la que se pone así, mira por dónde, protesta ella.

A todo esto, han ido subiendo el tono de voz en parte por el enfado y en parte porque también en la calle ha aumentado el ruido. Un policía mira hacia arriba y le dice al compañero:

- Jodo, no sé qué es peor si aguantar a un piquete o a esa de allá arriba…

Le salva que ella no lo oye porque empieza a estar un poco sorda y yo, que tengo un oído fino, no pienso contárselo. Me tiendo al sol y me hago la dormida mientras pienso en lo felices que éramos en la era a.d.N. (antes de la Niña).

6 comentarios:

Tita dijo...

Hola Poe, yo estoy con el amo, y me apuesto un euro, a que ese no hubiera recibido si hubiera respetado el derecho de NO huelga de los del carreflús.

A ver....

Animo con lo de la niña!!!

Pilar dijo...

Cuida Poe que te veo con la huelga en casa...

Besos gordos.

A mi me asusta la policía cuando "se defiende" de las palabras con las porras.

ODRY dijo...

Hay Poe, paciencia y toma el sol tu que puedes.

Un besito.

TIGRIS dijo...

Querida Poe,

Mis humanas también han hecho huelga, huelga de todo. La Humana Alfa sobre todo lo ha voceado, porque vive en un pueblo lleno de jubilados donde nadie trabaja nunca, y donde no hay tiendas, así que la huelga laboral y de consumo es forzosa y diaria. La cachorra no ha ido al cole, para fomentar el derecho a la huelga de los profesores, y para que se note de alguna manera que su madre es roja y reivindicativa. La humana llevaba una semana dando la matraca con los motivos de la huelga para que la cachorra entendiera bien que no era un día de fiesta, si no de lucha y luego se lo preguntaba en plan examen para ver si lo había entendido. La cachorra, que ya está crecidita y a puntito del celo, ha repetido muy aplicada las consignas y se ha dedicado a disfrutar su día de asueto y lamerse las patitas, encantada de la vida, que digo yo que como piquete su madre, utiliza directamente el soborno.

El Humano Beta está estos días fuera de casa trabajando en Barcelona. Vive en un hotel y come bocadillos y en restaurantes de los de menú baratillo. La Humana Alfa le ha llamado a primerísima hora para recordarle que los demás no se sabe, pero que él tiene el piquete metido en casa. Él con mucho sentido del humor ha preguntado “¿paquete? ¿qué paquete?” y le ha hecho las consideraciones oportunas: “pero churri, si soy autónomo, si vivo en un hotel y como de menú, ¿hago huelga de patronal? ¿hoy duermo en la moto para fomentar la huelga del Campanille? ¿ayuno y desfallezco?”. Y la humana ha suspirado largo y profundo y democrática ella ha aceptado que comparte afectos y espacios con un esquirol. Luego ha seguido voceando por la vía mediática, que es el consuelo que le queda.

Al final la única que ha hecho huelga de consumo he sido yo, que me he quedado sin comida y hasta el día siguiente no han ido a la ciudad a comprar más.

Conclusión: Mi humana es sindicato, el humano es currito, la cachorra votante de centro manipulable. Y yo, yo me voy a poner de huelga un día de estos, pero de verdad de la buena.

Poe dijo...

Tita: yo no entiendo mucho de piquetes y policías pero ví que los que tenían armas eran los que daban palos. Y yo creía que las armas eran para otra cosa.

Pilar: a mi también me asustaron un poco, qué quiere que le diga.

Odry: ya viene el buen tiempo y me tiendo en la terraza, que la tengo para mí sola

Tigris: con lo que cuentas de tu humana te diría que vaya joya, guapa, que te ha tocado. Sin ánimo de molestar, tu humana parece que fuera alumna de la mía. Yo también he pensado en hacer huelga pero, por lo que he visto y oído en la tele, he llegado a la conclusión de que es como negarte a comer para que vean lo enfadada que estás. La que pasas hambre eres tú. Deberíamos idear métodos más eficaces de molestar a la patronal.

Cruela dijo...

A mí como llego tarde y la huelga ya pasó con más penas que gloria porque los recortazos siguen avanzado como en la peli de la matanza de Tejas, lo que me preocupas de verdad es la relación entre el heredero y la Miss, le noto tan distantes... espero que ellos no entren en crisis por contagio con el ambiente general
Besos