jueves, 6 de mayo de 2010

Par de sonados

Me estoy retirando de la tele. Cada vez me resulta más difícil encontrar un programa interesante, más allá de los documentales de la 2, que los ponen justo cuando yo me echo una pestañada – vulgo siesta -. Quitando alguna peli y la serie “Pelotas”, lo demás me aburre soberanamente. Con lo cual, aprovecho para leer y para charlar con mi chico, que tiene una conversación más interesante que el Jorge Javier, por mucho premio Ondas que le den a éste.

Digo que me estoy retirando aunque con las salvedades referidas. Ayer empecé a considerar en retirarme definitivamente.

Estábamos comiendo cuando salieron los dos en la tele. Primero Rajoy, luego el presidente Zapatero. Los jefes de bomberos, con una cerilla en la mano.

Tenemos la economía en carne viva, la bolsa desangrándose – y me refiero a la bolsa sólo como síntoma, que en el fondo pienso que es como el juego de la lotería con las bolas marcadas - las finanzas nacionales en el ojo del huracán, el principal partido de la oposición bajo sospecha con decenas de cargos procesados por corrupción, cuatro millones largos de parados sin perspectivas de colocación, el sistema judicial en entredicho. Un panorama desolador.

En estas circunstancias, el presidente del gobierno llama al jefe de la oposición, cabe suponer que para encontrar puntos de coincidencia, para escenificar una imagen de unidad, para alentar la confianza de los mercados. Y todo lo que encuentran en común es que hay que reformar las cajas de ahorro. Reforma que era urgente ya hace dos años y que no ha sido posible porque cada cual tira de las suyas. Del resto, ni palabra.

El parto de los montes. Dos tíos grandes como dos mayos, allí parados como dos pasmarotes, primero uno y luego otro, porque ni siquiera para salir juntos fueron capaces de ponerse de acuerdo, diciendo obviedades. El primero, además, incumpliendo el principio más elemental de cortesía, preconizándose como aspirante a ocupar el lugar del anfitrión, en la misma casa del anfitrión. ¿Dónde ha aprendido maneras Rajoy?

Estos dos individuos que se asoman en la pantalla de mi tele son los responsables de las decisiones políticas y económicas que se toman y que hayan de tomarse en los próximos años.

- ¡Qué pareja de sonados!, comento con mi chico.

Y entonces me acuerdo de otro par de sonados: los boxeadores Pedro Carrasco y Miguel Velazquez, que en junio de 1969 disputaron el campeonato europeo de los pesos ligeros. A lo largo de quince asaltos se dieron una zurra soberana, dramática. Los árbitros le mantuvieron el título a Carrasco a los puntos pero los efectos fueron demoledores para ambos.

Lo de ayer fue un calco. Zapatero y Rajoy están zurrándose la badana, disputándose el despacho de la Moncloa. Hasta ahí, nada que objetar. Rajoy sabrá si el oficio de dinamitero es el más adecuado para llegar al gobierno, que a lo peor resulta que sí. Porque todo su afán parece radicar en impedir cualquier éxito del gobierno. Eso no es oposición, es pura guerra de guerrillas, una práctica muy española, ciertamente.

Como no me siento muy identificada con los intereses del PP, la intervención de su jefe de filas me importa exclusivamente en lo que afecta a los intereses generales, me gustaría que fueran un poco más patriotas, que arrimaran más el hombro, aunque si lo hicieran me sorprendería porque no parece que esa pauta esté entre sus hábitos. Ya lo dijo el jefe Aznar, son gente sin complejos.

Lo que me tiene de mal humor es la actitud de Zapatero, zombi total. Empeñado en situarse en un plano contemporizador con el capital, con los bancos, con los grandes capitales. Pero, chico, que tu juegas en el campo de la izquierda, que vas a acabar metiéndote los goles tú solito, habrá que recordarle.

Estoy perpleja. Hace un año, cuando el mal funcionamiento del sistema financiero – conviene no olvidar cual es la causa de nuestros males - desencadenó la crisis, el mensaje es que había que refundar el capitalismo. Se iba a poner coto a las malas prácticas bancarias, se iba a penalizar a la especulación, se iba a domar al capitalismo.

Desde entonces, este gobierno, y casi todos los demás, han utilizado dinero público a espuertas para tapar los agujeros de los bancos. Ahora los bancos reprochan al gobierno por su déficit, tócate los pies.

- Que se gasta más de lo que ingresa, acusa el sistema financiero al gobierno.

Y el gobierno, se calla. ¿Sabe en qué me lo he gastado?, debería contestar, en pagarle a usted la juerga y a ver si empieza a devolver lo que debe en vez de repartir prebendas millonarias entre los mismos que han llevado a los bancos al filo del precipicio.

Ayer, Nacho Escolar, escribía en Público, “El mercado, a su manera, está ejerciendo de lobo que sirve muy bien para asustar a las ovejas, para que los ciudadanos acepten unos recortes sociales inasumibles si no existiese el miedo. Ibamos a reformar el capitalismo ¿se acuerdan? Pues va a ser el capitalismo quien nos reforme a nosotros”.

Lo recuerdo mientras oigo las intervenciones de Zapatero y Rajoy por la tele.

- Cagüen la leche, digo en voz alta.

- Déjalo, no te tomes las cosas como algo personal, me aconseja mi chico, que me quiere bien.

- Es que es algo personal, respondo de mal humor.

No sé si a Zapatero le importa mucho o poco perder las elecciones pero yo pienso en que vuelvan al gobierno los Aznar’s boys, que nombren ministro de Trabajo a un Zaplana bis y se me abren las carnes.

- Absolutamente personal, insisto.

Me levanto y apago la tele.

- A tomar por saco, me digo a mí misma.

3 comentarios:

Uma dijo...

Pues si Tiza...estan las cosas muy malitas...es triste que uno solo sepa decir que ya hemos tocado fondo...y el otro que los demás lo hacen fatal y que prometa tener soluciones que no aporte!!
Se debería cambiar el nombre de su trabajo en lugar de política, elecciontica o algo así...pq en lugar del pueblo les interesans sun pruebas de acceso!!
se merecen un voto en blanco como dijo saramago!!
besos

BET dijo...

Yo igual que tu, poco miro la tele, pues que hay poca programación que valga la pena ... prefiero leer la verdad, así voy que últimamente cae un libro por semana o dos según su tamaño ...

En cuanto al duo en cuestión, puff con Rajoy NO PUEDO ni con su partido pus supuesto, cada vez que abre la boca me dan náuseas ... y Zapatero mas vale que se ponga las pilas y ponga los pies en el suelo por que esto va a traer malas consecuencias ...

Besos y feliz finde !

Tita dijo...

Aunque me pierdo un poco con la desfachatez de los bancos, si creo que a Rajoy y sus compinches les falta vergüenza y a Zapatero un par de pelotas.

En cuanto a la tele, yo ya veo solo dibujos animados, y a ratos un telediario, que cambiamos casi rápido otra vez a los dibujos ¡podió!

Besitos