miércoles, 21 de julio de 2010

Lo que me cueste


No sé si te has dado cuenta pero los políticos tienen una manera de hablar que tal parece que lo único importante es lo que les sucede a ellos.


Aznar todavía anda quejándose de que las bombas en los trenes del 11 de marzo iban dirigidas a minar su gobierno. Para él los 191 muertos de aquel día son simple munición contra su honra. Han pasado más de seis años y aún no se ha enterado de que él no fue ni víctima ni protagonista, que las víctimas son los muertos y los heridos. Da igual, él sigue quejándose de lo suyo.

Otro tanto ocurre ahora con la crisis. Los oyes y parece que sólo les afecta a ellos.

Pues no, me dan ganas de decirles. A ustedes es a quienes menos les toca. Somos nosotros quienes estamos pagando las consecuencias de sus acciones y de sus omisiones.


En el debate sobre el Estado de la Nación oías a Rajoy y hablaba de sus cosas, de su España. Otro tanto cuando hablaba Zapatero, se queja de lo suyo. Para no mencionar a los nacionalistas que la mayoría ni hablan de España, hablan de lo suyo. Todos en primera persona del singular. España soy yo. A ninguno se le ocurre añadir que representan a una parte de los españoles, algunos a una mínima parte. (Es que cuando oigo hablar a Rosa Díaz, como si fuera la mayor estadista del reino, me entran ganas de decirle, chica, espérate un poco, que aún sois tú y cuatro gatos).


No voy a hablar de Rajoy que estará echándose una siestecilla hasta que le toque volver al Congreso a soltar su discurso sublime, que consiste en preguntar ¿qué hay de lo mío?

Pero hoy, Zapatero ha vuelto a repetir en el Congreso eso de que piensa tomar las medidas necesarias para salir de la crisis, “cueste lo que cueste y me cuesten lo que me cuesten”.

Lo que cuesta, ya lo vamos sabiendo los que cobramos la nómina del Estado.

Lo que LE cuesta, salvo que él tenga otras cuentas secretas, se supone que será en términos electorales. Querrá decir: aunque me cueste la Moncloa. Bueno, pues allá usted, haber hecho mejor las cosas, haber explicado bien lo que hacía. No querrá que vayamos a consolarlo por su dolor. Que los palos los estamos recibiendo nosotros.

Alguien que le quiera bien debería decirle, oye, jefe, que tú tienes la vida resuelta aquí y fuera de aquí pero hay muchos millones de españolitos que se las ven y se las desean para terminar el mes, algunos millones que cobran menos de lo que cobraban el año pasado (que no quiero ni pensar lo que hubiéramos clamado si quien nos baja el sueldo es un gobierno del PP). Esos españolitos que no han tenido arte ni parte en la crisis, precisamente esos.

Dicen quienes han vivido allí que la presidencia del gobierno aisla, impide tomar contacto con la realidad. Es lo que llaman síndrome de la Moncloa. Pues cuánto lo siento, oye.

Pero yo empiezo a estar cansada de que me apedreen y encima tener que consolar al apedreador por el trauma que le produce tirar la piedra.

8 comentarios:

Valdomicer dijo...

El problema reside en que los políticos de antes leían a Maquiavelo y los de ahora las encuestas del CIS.

Cruela dijo...

jjjaaajaja
Muy bueno lo de Valdocimer

sinceramente a mi me pesa poco el pesar de los mencionados... lo has dicho tú, haberlo hecho mejor...lo que no me gustaría es llegar a decir que cualquier tiempo pasado fue mejor, eso sería terrible

besoooos

La de la tiza dijo...

Valdo: No sé lo que leían antes y tampoco sé si ahora leen algo, la verdad. Pero me parece que sería necesario que, además, vivieran un poco más cómo vivimos el resto de los mortales, que supieran como está el metro, los garbanzos, el aceite, los pisos, los colegios públicos,esas cosas.
Crue: nunca he creido que cualquier tiempo pasado fue mejor, lo que quiero es que lo sea el futuro.

Tita dijo...

Es cierto, y sigo pensando lo mismo: cada loco con su tema, y cada uno dandole vueltas a su molinillo.

También a mí, dentro de lo poco que lo he seguido, la verdad...me llamó la atención Rosa Díez y esa manera de hablar como si sus votantes fueran 20 millones....da miedo que en estas alturas ya se lo tenga tan subidito...

Abrazos

Tita dijo...

Por cierto, geniales las fotos jajajaja, sobre todo la de Rajoy ¡qué personaje!

Uma dijo...

Yo creo que zapa juega al "ay pobre de mi" voy a haer lo que tengo que hacer aunque vosotros me condeneis pero ya me lo agradecereis por si el "voto de sinceridad" nos hace compadecernos! pero son todos perros con el mismo collar y comolas cosas estan tan mal...¿que va a pasar en las proximas elecciones??
no se!!yo los barría a todos y empezaba de nuevo!!
besos

Pilar dijo...

¿Porqué nadie le explica a este señor ZP, que la vida real no es la que el vive? Imagino que no tiene ningún amigo real, de los que te cantan las cuarenta cuando hace falta, y eso es triste, pero tampoco así me da pena. Tiene la oportunidad de hacer algo, y no hace más que quejarse, diría que como una niña si no fuera porque las niñas no son tan blanditas.

Y de Rajoy, ¿qué decir de un señor que se relame pensando que mientras peor se nos ponga más oportunidades tiene él de llegar a los "altares"?

La de la tiza dijo...

Tita: las fotos, en esta ocasión, son de don Google.
Uma: a mí no me dan ellos ninguna pena. Y no es mala idea esa de empezar otras vez de nuevo, pero ¿cómo? Si tienes alguna idea, cuéntala.
Pilar: me huelo yo que uno de los problemas es que ellos y todos sus amigos pertenecen a la misma escala de privilegiados. Respecto a Rajoy, mira, es un señor que me da como yu yu. Creo que es un vago profesional.