martes, 29 de marzo de 2011

Ensayo de La Boda


El viernes telefonea la Miss.

- ¿Quieres acompañarme a la prueba del vestido?, propone.

- Yo encantada pero seguramente a tu mami también le gustaría, respondo.

- Mis padres tienen una boda en Biarritz este finde y a mí me gustaría que me dieras tu opinión, insiste.

- Cuando me digas, allí estoy.

Según tengo entendido de pasada, porque en cosas de familia procuro no inmiscuirme, la madre vasca pretendía que su niña se casara con el traje que ella había llevado el día de su boda – realizado por Manuel Pertegaz, el mismo que hizo el vestido a Leticia Ortiz – pero la Miss ha insistido en que quería su propio traje. Se lo están haciendo unas modistas de postín, las Hermanas Molinero, que cosen para los vip’s más vip’s de todo Madrid y tienen el taller en una calle perpendicular a la Castellana.

Quedamos el sábado por la mañana. Nos atienden amabilísimamente, nos ofrecen café, té o cualquier infusión y unos dulces para acompañar. La Miss declina la invitación, yo me tomo un té. No pruebo los dulces porque ya que me he comprado el vestido no puedo engordar ni un gramo.

Como se trata de la primera prueba no está ninguna de las dos hermanas famosas sino una de sus oficialas o como se llamen las segundas de a bordo. Se trata de un esbozo del modelo que ella ha escogido, una falda cortada al bies en seda salvaje con un recogido a la cintura del que sale la cola en seda bordada. El cuerpo es un corpiño en seda bordada como la cola, escote palabra de honor y que en la parte delantera baja de la cintura en una especie de pico, lo que la estiliza aún más su ya estilizada figura. Se prueba un echarpe en seda lisa y con echarpe o sin echarpe la niña está monísima.

Me gusta el vestido aunque el corpiño me parece un poco recargado, opinión que me callo, prudentemente.

- Mamá dice que el corpiño es demasiado abigarrado, me cuenta la Miss justo mientras yo me muerdo la lengua. ¡Vaya por dios! Echo una segunda mirada y noto que esta vez me gusta un poco más. A ver si ahora me voy a parecer a Gigi. Lo que me faltaba, vamos, hombre.

La modista hace algunas sugerencias sobre la colocación del polisón y sobre el remate de la cola, coloca de nuevo el escote, perfila el remate inferior y da por terminada la sesión. La cita para dentro de 20 días.

- Le haremos la segunda prueba y ya podrá ver el vestido muy similar a cómo quedará finalmente. Convendría que viniera peinada de manera aproximada al día de la boda para que podamos ver cómo quedará enmarcado y, si piensa llevar alguna joya, gargantilla, pulsera, pendientes, tráigalos para ver el efecto.

Al salir, hacemos una parada en Embassy.

- ¿Qué te parece?, me pregunta mientras se toma un café con leche y una docena de pastas.

- El vestido, precioso y tú muy guapa.

- Mamá quería que me arreglara su traje, pero a mí me apetecía elegir mi propio diseño. Aparte de que tampoco me parece que su boda sea como para tomarlo como unidad de medida del sistema métrico matrimonial ¿Crees que he hecho mal?

Paso por alto el comentario respecto al matrimonio paterno y respondo lo más políticamente correcta que soy capaz.

- Seguro que ella te lo ha ofrecido creyendo que te hacía un gran regalo y que tú sabrás explicarle tus razones para que no se sienta herida.

Me mira con cierta sorna y yo me siento como pillada en falta. ¡No te fastidia!

- Cuéntale que quieres iniciar tu propia genealogía, añado, y ya me siento agilipollá del todo.

- Vamos a dar una vuelta, que tengo que comprarme zapatos, propone.

Paseamos la calle Serrano hasta Farrutx. Entramos y se compra unas sandalias. Luego, entramos en Adolfo Domínguez. Entonces me acuerdo de Mamen. ¿Cómo se me ha podido olvidar contárselo?

- Oye, de esta salida a Mamen ni una palabra, que es muy sentida y va a pensar que la dejamos de lado, le advierto.

- ¿No te lo ha dicho? La llamé para que se uniera pero se iban este finde al Jerte. Como Japón está catastrófico han optado por un sitio más cerca para ver los cerezos en flor, me cuenta.

- Anda, para que veas y yo preocupada por no herirla, rezongo.

- Sois como Pili y Mili pero mucho más divertidas, ríe.

Tras el paseo, tomamos el autobús a casa donde nos esperan el Heredero y mi chico con la mesa puesta.

- Tú, otra cosa no sé, pero descansado ya estarás, ¿eh?, le digo al Heredero.

- A ver, qué quieres que haga, responde de mala gana, como cuando era pequeño.

- Yo no quiero nada, pero, vamos, que la boda es tuya, algo tendrás que decir, argumento.

- No empecemos otra vez, que si quieres no me caso y se acaba el jubileo, se me pone gallito.

Mi chico, que conoce el percal, tercia rápidamente.

- Dejad la filosofía para otro momento, si no queréis comer el asado frío.
Se ha encargado él de hacer el asado de cordero y se nos ha puesto estupendo. Para una vez que guisa, ya ves tú. Pero aprovecho la pausa para echar el freno. Anda y que le den. El corderito está bueno, se ve que el cocinero ha querido lucirse.

- El secreto de un buen asado es que no le falta agua a la tartera de barro, mi chico está crecido y se nos pone en plan Arguiñano.

Después de comer, el Heredero está mucho más suave y se me acerca contemporizador.

- Que yo hago lo que me digas pero es que los padres vascos están pelín pesados, especialmente la madre, me dice en tono amigable.

Firmada la paz, en cuanto acaban el café se largan al cine.
A última hora del domingo me llama Mamen.

- No veas cómo estaba el Jerte, con cuatro árboles en flor y miles de personas alrededor, igualito que cuando cerraron la Gran Vía para celebrar su centenario, me cuenta.

- Pues te has perdido la prueba del vestido de la Sirenita, que no veas cómo está de guapa, trato de chincharla.

- Ya hemos quedado en que iré a la segunda prueba, responde, tan pimpante. Lo que quería comentarte es que me ha llamado Gigi para contarme su boda de Biarritz, dice que ha sido una experiencia…

- Religiosa, le interrumpo.

- No, una experiencia para la boda “nuestra”.

- Ah, ¿vas a casarte?, me hago de nuevas.

- Pues si esta primera sale bien, lo mismo me animo, contesta, supongo que en plan choteo. Así que a ver cómo ha sido lo de Biarritz.

El lunes busco en los digitales reseña de la boda esa de la que no tenía ni idea. ¡Me ha entrado una risa floja! He pasado copia del enlace a todos los implicados: la Miss, el Heredero, mi chico, Mamen y Esmeralda. Para que se vayan preparando.

8 comentarios:

Tita dijo...

Uy, pues ojo con las Molinero éstas, porque a mí, el vestido de la superpija de la boda de postín...me parece un pingo.

Besitos

Pilar dijo...

No me cabe duda que la Miss es una mujer de buen gusto y si tu dices que está guapa, lo está, pero tras ver este "molinero" del bodorrio, yo me miraba el de la madre vasca, no creo posible un Balenciaga feo y dandole un giro...

La vuestra será mejor, no precisais alquilar las fincas, son "propiedad de la familia desde siempre" ;)

Mamen debía haber hablado con Valdomicer, él encontró el sitio perfecto, se lo merece por marcharse en este momento tan complicado, que la primera prueba es mucha prueba (ja,ja)

Me solidarizo con tu dieta "que divino me queda el vestido ahora"

Anónimo dijo...

Me ha recordado a "el tiempo entre costuras"...
No saldran los padres de la miss citados en el artículo ¿no? yo por cotillear!
En fin!! que menudo bodorrio se te avecina!
besos

Uma

ODRY dijo...

Yo solo tengo que decir, que esta boda esta más interesante que la de los principes de Gales, que quieres que te diga y mucha más cercana, yo ya me siento de la familia, ja ja ja


UN besazo.

Cruela dijo...

Madrde mía de mi vida y del amor hermoso qué feo es el vestido de la novia de la rica...
Me he quedado impactada ¿entrecanales es un apellido? joder qué duro de lleva, prefiero Domecq
jajaaj
Besos

Sergio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sergio dijo...

Bueno, pues a tu visita y comentario te diré, que no hace falta hartarse de vino para confirmar que a menudo se prejuzga a "un tipo como yo" por no haberse tomado el interés de ir más allá de una supuesta presentación, dos besos, o estrechar las manos, lo que confirma mi teoría: http://superehore.blogspot.com/2011/03/con-la-mano.html; un hecho que ha provocado por ejemplo que no hayas reparado que mi espacio en materia musical toca muchos géneros, empezando por el jazz o grandes clásicos de la música, que incluye relatos, y sobre todo reflexiones muy críticas, como el reciente ataque a mi mujer y amigos por un grupo de skins (http://superehore.blogspot.com/2011/03/cobardes.html), entrada que ha llegado a influir en la publicación de periódicos locales, con 370 visitas en 3 días.
En fin, que "tipos" como yo y muchos otros, probablemente valgan la pena si nos interesamos por ver que más contenidos pueden ocupar , como yo he hecho con el tuyo.
Un saludo, gracias por venir y buenas noches.

Valdomicer dijo...

Tu amiga Mamen no debería haberse perdido la prueba por dos razones:
Una. La miss solo se va a casar una vez (al menos con tu Heredero) y el Jerte se repite todos los años.
Dos. Venir al Jerte en plena fiesta es como coger el metro en hora punta y tener que encontrar sitio para aparcar.
Además contará, vete tu a saber, qué infamias del viaje.