lunes, 22 de febrero de 2010

Clítoris, ¡huy!, qué risa

Hemos pasado varios días con pitorreo en grado superlativo en los medios de comunicación y entre la gente bien pensante a propósito de la subvención de 26.597 euros que el Ministerio de Igualdad ha concedido a la Universidad Complutense de Madrid y a la investigadora Nieves Martín Alguacil para financiar un estudio que lleva el bonito título: «Mapa de inervación de excitación sexual en clítoris y labios menores; aplicación en Genitoplastia».

Los susodichos vienen haciendo bromas y chirigotas sobre el despilfarro general del gobierno y el particular de la ministra Aído. La ministra es cuestión tiene varios defectos: el primero, su condición de mujer. Además, es carne fresca y algo inexperta en temas de protocolo y relaciones públicas, por eso suelen brearla finamente los mismos bien pensantes.

Confieso que soy de la opinión de que el de Igualdad es un ministerio de sobra que cubriría sus funciones igual de bien y con menos gasto como una Secretaría de Estado. Y añado que no me cae especialmente bien la ministra Aído. Más aún, creo que Zapatero pudo haber encontrado varios cientos de mujeres con mayor preparación intelectual, mejor formación feminista y administrativa y mejor curriculum que ella. Pero eso también lo pienso de algún que otro ministro, y no quiero señalar para no distraerme.

Antes de seguir, me adelanto a reconocer que algunas meteduras de pata de la ministra pueden pasar a la antología del disparate.

Pero he visto que le han hecho una campaña tan miserable, especialmente en lo que se refiere al proyecto de ley de despenalización del aborto, desde los obispos de la Conferencia Episcopal a los curas de las parroquias pasando por los meapilas de turno, que ahora me muerdo la lengua antes de hacer una ironía sobre ella.

Lo de la subvención es un mero incidente sin mayor importancia. Pero me ha gustado mucho la respuesta que ha dado Ignacio Escolar – a mi manera de ver uno de los mejores periodistas de la camada jóven – en su blog. Te invito a que le eches un ojo. Confieso que yo no lo hubiera dicho mejor.

Los bien pensantes y aledaños ideológicos se han quedado en la cáscara, como es su costumbre. Ni se han molestado en ver de qué va la cosa, en conocer que se trata de la salud de mujeres mutiladas.

En realidad, hubiera dado lo mismo. Después de todo, se trata de cosas de mujeres, ¡huy!, qué risa.

12 comentarios:

Tita dijo...

Excelente, tú y Escolar.

Me alegro de no ser una "bienpensante" ya que lo primero que pensé al leer genitoplastia, es en las que lo necesitan: sobre todo por ablación.

Bueno, al menos ya sabemos que si a un bienpensante del PP le amputan la punta del cap...., la SS no tendrá que despilfarrar ni un duro en eso ¿no?

¡Ay!

Cruela dijo...

Hija menos mal que estás allí para mantenerme informada y además de informarme bien

Leí de refilón la news en Terra pero conociendo su forma de informar tan imparcial no abrí la pestaña....
Seguro que unos pensarán que las mujeres fingimos siempre orgasmos, jaquecas etc entonces para qué necesitamos un clítoris ?¿
en fin triste como siempre... quizá los del PP invertirán dinero en la búsqueda del punto de G, de Gurtel
nooo estoy soñando ellos no harían tal cosa
Besos

Uma dijo...

me parece genial la iniciativa y una miseria los 26000 euros, el artículo de Escolar me ha gustado, salvo por el hecho de tener que justificar la "bondad" de nuestra investigadora con las "compañias extrangeras" que frecuenta...parece que los españoles no nos valoremos a nosotros si no nos valoran los demás...
besos

La de la tiza dijo...

Tita: sólo de pensar en la amputación da escalofríos pero la SS paga las pensiones, no la operación, ya sabes que la sanidad es competencia de las CCAA. En Madrid, de la señora marquesa de las reales academias de la lengua. No quiero pensar con qué gustillo descapullaría a alguno.

La de la tiza dijo...

Cruela, está muy bien lo del punto G del PP... Será por eso que les cuesta tanto encontrarlo.

La de la tiza dijo...

Uma: no me parece que Nacho Escolar sea de los que se encandilan con lo de fuera. Pero, dado el nivel de nuestras estructuras investigadoras, es lógico que resalte la vinculación con los investigadores extranjeros. Yo lo interpreté por ese lado. Creo que venía a decir: no son unos indocumentados, es gente considerada por los expertos. Y añado por mi parte, más que muchos de los "bien pensantes"

ODRY dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ODRY dijo...

La verdad es que hay muchas mujeres que lo pasan mal, a los politicos creo les importa un pimiento, mientras tenga un escaño a que aferrarse, lo demás les da igual, ellos con sus coches oficiales, sus grandes mansiones(curiosamente solo declaran tener un pisito, pero yo las he visto) y sus dietas a costa de todos, tienen mas que de sobra, ya podían montar en metro y escucharnos un poquito, para variar, claro que eso solo se hace en inaguraciones oficiales y rodeados de su sequito, con lo cual siguen viviendo en su burbuja.
Lo siento hoy estoy reinindicativa con la clase politaca que ultimamente me asquea un poco.

Un besazo preciosa

La de la tiza dijo...

Odry: es verdad, la mayoría de los políticos se han acomodado a su estatus privilegiado y pasan de los ciudadanos.
Lo malo, con serlo, no es sólo eso. Lo peor es que los ciudadanos nos parecemos demasiado a ellos y que, encima, esos son los que hemos elegido. ¿En qué estaríamos pensando ese día?
Aparte de que, en la materia del post, no son sólo los políticos, son muchos los hombres - y algunas mujeres - que están convencidos de que lo que les ocurre a las mujeres no les concierne.

Valdomicer dijo...

No quisiera ser malinterperetado.
Soy viejo y pertenezco a esa generación en la que "las españolas no tienen ombligo".
En el S. XIX hubo un incidente diplomático porque a un embajador se le ocurrió aludir a "los muslos de Sus Altezas Reales, las infantas".
Que hoy estas cosas causen risa me da a entender que este país tiene mucho futuro: Aún nos quedan por recorrer los siglos XVIII, XIX y XX.

La de la tiza dijo...

Valdomicer: lo malo no es que se haya creido que las españolas no tenemos ombligo; peor es que se haya aseverado que tampoco tenemos cabeza. Algunos aún lo creen así.
Coincido en que tenemos futuro: en esa materia nos quedan por recorrer algún siglo más que los que tu dices.

Valdomicer dijo...

Perdona: Nadie ha dudado nunca de la cabeza en las mujeres.
Lo peor es que personajes de la talla de Víctor Hugo dijera que las mujeres son "seres de cabellos largos e ideas cortas".
O sea, el continente, no el contenido.