martes, 14 de diciembre de 2010

Olvidos, despistes y distracciones

Me tienen perpleja los olvidos, los despistes y algunas distracciones que vamos conociendo entre ilustres miembros del PP. Casi más que la buena suerte que adorna a algunos otros.

Que ya es suerte que te toque la lotería una y otra vez, una y otra vez, tantas como juegues, que es lo que le pasa al presidente de la Diputación de Castellón, el inefable Carlos Fabra. El mismo que está imputado por varios delitos, entre otros los de cohecho y tráfico de influencias, y que no encuentra modo de justificar como ha ganado del orden de 3,6 millones de euros, aparte de los premios de la lotería. O sea, lo normal, lo que le pasa a todo el mundo.

Pero no es Fabra quien me tiene perpleja, sino Ana Mato y Mª Dolores de Cospedal.

Mato estuvo casada con Jesús Sepúlveda, uno de los de la Gürtel-Correa de transmisión y en esas, o sea mientras aún vivían juntos, al marido le llovían los regalos de todo tipo – que hay que ver cómo es de espléndido el personal con esta gente- incluso un coche. Pero no un utilitario, sino un Jaguar de más de 52.000 euros.

Bueno, pues cuando le preguntaron a ella por este coche contestó que no se percató de que estuviera en el garaje. Pero, vamos a ver ¿qué garaje tenían los Sepúlveda-Mato? ¿Cuántos coches aparcaban para no percatarse de que había un Jaguar nuevo? Se necesita ser despistada, me dije.

Ahora llega la Cospedal y se le olvida decir – en la declaración de bienes a la que le obliga la ley - primero que había recibido 27.000 euros de indemnización del Senado; luego, que es dueña de una tercera parte de un local comercial en una calle céntrica de Albacete y, ahora, que es consejera de una empresa agropecuaria. Eso, lo olvidado, hay que sumarlo a una lista de empleos o participaciones o como se llame a lo que te da miles de euros al año – como 240.000 o así – que sí tiene declarados.

Mira que es olvidadiza esta chica, me dije.

Y ahora vuelve González Pons atizándole al gobierno. Que no entro en si tiene razón, que esa es la tarea de la oposición. Pero, vamos, que los mismos que aún no se han dado por aludidos de que tienen a la mitad de los afiliados de la Comunidad Valenciana empurados; los mismos que encuentran natural que alguien no sepa quién te regala un coche o por cuantos caminos te llega el dinero; los mismos que llevan meses, ya años, echando balones fuera sobre la corrupción que se pasea a sus anchas por su partido, los mismos, con sus nombres y apellidos, vengan dejándose caer con sospechas no probadas, tiene sus bemoles, bien mirado.

6 comentarios:

Uma dijo...

Pues vaya!si aqui el que no engaña, esconde y miente es pq no quiere! pero no se pq me da que pasa a todas las escalas y en todos los partidos...no se ...igual me equivoco.
besos

Cruela dijo...

Ay es cierto yo cada vez que les veo en la tele bromeando como si nada es que me pongo mala...
lo de gurtel-correa de transmisión me han matado jajjaja
no comento por te leo siempre que conste, eres brillante
Besos

Tita dijo...

Debe ser cosa de ricos...tanto tanto, que uno no sabe ya ni de donde lo sacó, y pierde la cuenta....

Besos

La de la tiza dijo...

Uma: eso ha ocurrido en todos los tiempos, lo que ocurre es que ESTOS son los que conocemos, porque son los nuestros.
Crue: le alegra a una verte por aqui. Y gracias, rubia.
Tita: será eso. A mí no me ha pasado nunca. Los coches y los salarios, los tengo totalmente controlados. No se me escapa un detalle.

Valdomicer dijo...

¿Un Jaguar dices?
¿Cómo es un Jaguar? ¿No es un bicho?
Vete a saber si tengo uno (o dos) en el garaje y todavía no he reparado en él.

La de la tiza dijo...

Valdo: pues cuidadito, que a veces, no siempre pero a veces, esos bichos se llevan un bocado entre los dientes.