viernes, 19 de noviembre de 2010

Excepcionalmente normal



Me gusta la fotografía. Tengo el dedo fácil pero sé valorar una buena foto. Acudo a ver las exposiciones cuando me es posible.

Hétenos, pues, a mi chico y a mí en el Instituto Cervantes de Madrid donde se muestra una exposición de fotografías de alguien que es famoso por otra dedicación: Antonio Banderas.


Vaya por delante que se trata de una muestra breve, un puñado de fotos sobre fondo negro. Son fotografías efectistas, colores brillantes, temas del folklore typical español. Secretos sobre negro, la ha titulado.

En la sala del Cervantes de la calle Alcalá se agolpa un público más propio de inauguraciones y canapés. Mujeres de edad que comentan anécdotas de la vida de Antonio Banderas, el actor de éxito internacional, el marido de Melanie Griffith.

- Esta es la demostración de que, cuando uno triunfa por todo lo alto, puede hacer lo que quiera, le comento a mi chico.

- No está mal, dice él.

Esta semana, la revista Hola publica un reportaje sobre el actor en el que éste se expresa con una sencillez y humildad que le engrandecen a mis ojos.


“Soy un fotógrafo aficionado, y como tal presento la exposición. Pero disfruté mucho, me divertí. Tenía mucho que ver con la dirección cinematográfica de lo que yo pensaba. Podía plantear realidades teatrales, como contar historias”, declara a la revista del colorín.

Un fotógrafo aficionado. Cualquiera otro, con menos méritos y experiencia profesional que él, seguramente, habría reclamado para sí la consagración también en este apartado. Eso es lo que diferencia a las personas grandes de los simplemente presuntuosos.

Vuelvo a ver la exposición y me gusta más. Es el trabajo de un hombre que ama lo que hace, cualquier cosa que haga, y se divierte haciéndolo. En la página web del Instituto Cervantes encuentro una entrevista con Banderas en la que se muestra con la misma sencillez. Con la naturalidad de alguien excepcionalmente normal.

2 comentarios:

Pilar dijo...

Si es que es tan raro, topar con gente normal, con gente humilde, con gente que no precisa declarar su permanente superioridad sobre los otros, que presenta su trabajo con los nervios propios de quien conoce sus límites pero está dispuesto a ir más allá.

Y además las fotos están muy bien, claro que reconozco que la fotografía de escenario y artificio me encanta.

Buen fin de semana

Tita dijo...

Justo lo que dijiste, dije yo, no hay nada como ser famoso, para hacer lo que quieras...una exposición, un perfume...

Me gusta Antonio, pero hay algo de fingido en su apostura que me chirría. Aunque le reconozco el mérito de tirar a lo suyo, y como actor me encanta.

Por otro lado, vengo a recordar
Un favor, hoy es 20 de noviembre, día del niño, y quiero conseguir que todos los que conformáis mi blogroll os unáis a esta campaña contra la PORNOGRAFÍA INFANTIL.

Insertaló en tu blog hoy también ¡gracias!
Puedes copiarlo de aquí:

http://www.youtube.com/watch?v=wkfx1czQBsw