domingo, 21 de noviembre de 2010

Las revoluciones pendientes


Pertenezco a la especie de personas que al leer el periódico se saltan las páginas de deportes. No practico ninguno, ni entiendo, ni me interesan. Carezco de espíritu competitivo y me cuesta entender qué es lo que impulsa a algunos hombres a subir el Tourmalet en bici y calzón corto pudiendo subir en coche; tampoco le he cogido al punto al espectáculo de ver a 11 individuos también en calzón corto tratando de meter un balón entre los palos de una portería, mientras otros 11 colegas tratan de impedirlo como si en ello les fuera la vida.

Por añadidura, entiendo menos aún que por hacer tamaña tontada los futbolistas cobren una fortuna y ni te cuento lo que me parece que haya quien esté dispuesto a pagarla. Son misterios insondables para mi pobre intelecto.


Aclaro lo anterior para explicar que cuando ví la película “Buscando a Eric” me sorprendió descubrir que el tal Eric era Cantona, un futbolista con fama de guarro y broncas.

La película, sin embargo, descubría a una persona con cierta inquietud social. Me gustó aunque eso tiene menos mérito porque así como no me gustan los deportes, me gusta el cine. Lo que me echen.

Eso significa que ahora tengo localizado al tal Cantona y no me ha sorprendido conocer su llamamiento a la revolución pendiente.


La revolución pendiente es un concepto que tiene por aquí una explicación complicada porque eso es lo que llevan reclamando durante décadas los chicos de Falange (de soltera FET y de las JONS). Pero cada vez está más claro que alguna revolución nos vendría bien, digo yo.

Pero quien lo ha dicho meridianamente claro es Cantona. Que si la culpa de la crisis la tienen los bancos no es lógico que la paguen los contribuyentes pero como no es cosa de liarse a tiros – que al final siempre acaban muriendo los mismos, como bien certificó Napoleón, añado por mi parte – mejor es utilizar una estrategia no belicosa.

"Si todas esas personas que salen con pancartas a la calle retiraran su dinero de los bancos, se produciría un colapso. Eso sí sería una gran revolución", ha declarado.

Seguidamente, ha convocado a una retirada general del dinero que cada cual tenga en su entidad bancaria el próximo 7 de diciembre. No sé si la convocatoria tendrá éxito o no pero no me digas que la propuesta no es buena.

7 comentarios:

Pilar dijo...

Me remito a otra pelicula, ¿recuerdas Mary Popins? El pequeño hijo del ejemplar oficinista del banco no desea entregar sus peniques y corre al grito, de "devuévame mi dinero"... se produce un caos automático, todo el mundo teme que el banco no quiera darles el suyo.

Quizás si hicieramos lo que Cantoná propone, se armara la Marimorena, quizás.

(recuerdo a Cantoná en un anuncio disparando un balonazo al mismisimo diablo)

Valdomicer dijo...

Yo, como tu, paso las páginas ¿deportivas? del periódico sin prestarle la más mínima atención.
No vi ni un solo partido del mundial, ni me importaron los resultados.
He visto muchos, cientos de partidos de fútbol interesantísimos... en el patio de mi colegio. De ellos podrían aprender las figuras. Mucho.
Tampoco tengo la menor idea acerca de economía; pero me parece que la propuesta de Cantona no serviría más que para poner en guardia a los poderosos y sería peor.
Ellos no se van a quedar sin comer ningún día.

Cruela dijo...

Eric Cantona es del suroeste, son los bocazas reconocidos de la France, por eso de que son medio españoles muchos (quizás)... a mí me gusta su lado grande gueule y es cierto que como actor funciona... eso sí yo haría gustosamente lo de quitar mi dinero pero es que mi cuenta creo que está rozando el 0 absoluto pero qué acojone sería
a ver si le hacen caso
Besos

Uma dijo...

y mientras los ladrones planean la quedada para asaltar domicilios durante esa madrugada...jeje
Demasiado para mi body...pero bueno! una iniciativa más...¿serviría de algo o nos hundiría más? no se no se...
Besos

BET dijo...

Yo también paso de largo la sección deportiva de los periódicos, en cuanto a la propuesta de Cantona si que es buena, los bancos merecerian un buen acojone y escarmiento.

Besos !

La de la tiza dijo...

Pilar: no sé si la iniciativa dará o no resultado pero me gustaría encontrar la fórmula para dejar constancia de aquello de cada uno de nosotros tanto como vos, todos juntos más que vos...
Valdo: no se trata de dejar de comer, se trata de poner un poco de orden.
Crue: ya será menos lo del 0 absoluto, reina mora.
Uma: yo diría que hay alguna diferencia entre los ladrones que asaltan domicilios y quienes dejan el dinero en los bancos y tratan de demostrar que los banqueros operan con nuestro dinero pero nos tratan como si fuéramos sus esclavos.
Bet: a mí también me gustaría ver ese escarmiento.

IRMA dijo...

La Revolución Francesa fue la lección al mundo: los muertos de hambre, los del cero absoluto, somos más y cuando se juntan, son capaces de mandar a cualquier sistema a la guillotina. Y de ahí aprendió la revolución rusa y la inglesa... y las demás. Y los mandos del mundo.

Siempre la élite poderosa se ha excudado en nuestro miedo y complejo de "pobres" y desempoderados para hacer y deshacer del mundo como si fuera su pequeño cortijo, pero ¿somos conscientes de cuantos somos? ¿cuanto suma nuestra insumisión?.

Hay que intentarlo, aunque sólo sea para decir ¡BASTA, EN MI NOMBRE NO HABLAIS MÁS!.

P.D.: Hay que avisar con un par de días de antelación a nuestra oficina de que vamos a retirar nuestros fondos, porque por prudencia tienen limitados los efectivos en sus cajas fuertes y puede ocurrir que el día 7 nos acerquemos y nos enseñen con toda tranquilidad un papel que dice con letra pequeña que volvamos mañana. Pero si se solicita la cantidad de dinero con antelación están obligados a tenerlo, devolverlo, y a poner guardas de seguridad, y hacer traslado de fondos... a volverse locos.

¡QUÉ ILUSIÓN ME HACE ESTA PROPUESTA!