martes, 26 de octubre de 2010

Huelga de partos caídos



La tasa de fecundidad en España es actualmente la mitad de lo que fue en 1976. De 2,80 ha pasado a 1,40. Aún me parece muy alta, a la vista de como están las cosas.

Eso significa que si hace 34 años una mujer tenía un promedio de 2-3 hijos, ahora se conforma con uno y, tirando muy por lo largo, se aventura con el segundo. Es lo que podríamos llamar una huelga de partos caídos.

No es fácil ser madre. Si la mujer no tiene empleo, es seguro de que seguirá desempleada mucho tiempo más. Si lo tiene, corre el riesgo de perderlo. Aparte de ese detalle no menor, sufrirá una sobrecarga en su actividad para compaginar ocupación profesional y vida personal, la familia verá disminuido su nivel de vida porque criar un niño es muy caro y no hay ayudas oficiales, hay pocas guarderías públicas y los horarios están pensados para una sociedad formada por hombres y hombres ricos que tienen quien les haga la colada, la comida y las tareas cotidianas.

Con permiso de mis amigas Tita y Uma, que se disponen a parir, la primera además reincidente, se necesita coraje para embarazarse. Al hacerlo, una se convierte en sospechosa. Los empresarios recelan de las mujeres en edad fértil. (En el colmo de la incongruencia, a las que no lo son las echan del mercado). El ultraliberalismo que nos acosa sólo busca el beneficio inmediato, quiere ganar mucho y pronto y llevárselo puesto, ignora el concepto de la inversión a largo plazo.

Nadie explica que cuando una mujer se embaraza está haciendo la mejor inversión posible, no en lo personal sino en inversión social. Sentimientos aparte, cada niño que nade es un trabajador, un cotizante de futuro. Establecer condiciones para que las mujeres pueden acceder al mercado en igualdad que los hombres, incluida la natalidad, es una inversión rentable incluso a corto plazo.

El Parlamento europeo ha congelado durante dos años una propuesta de la Comisión para ampliar de 14 a 20 semanas el permiso de maternidad por las presiones de los empresarios y de los partidos conservadores. Consideran que esta iniciativa es cara. Finalmente ha salido adelante, con los votos de los socialistas europeos pero probablemente no prosperará en el Consejo Europeo, donde los conservadores controlan mejor.

Ahora bien, ¿Es suficiente la ampliación del permiso de maternidad? No, si no se considera que la maternidad es un asunto de toda la sociedad. Si no se entiende que el permiso debe ser compartido, en igualdad de condiciones, por el padre y por la madre. Y si a ello no se añaden guarderías suficientes y accesibles, horarios racionales y medidas para conciliar la vida laboral y personal.


La imagen de la diputada Licia Ronzulli votando en el Parlamento con su bebé dormido en los brazos es enternecedora. Pero es sólo una imagen. Detrás, la realidad es mucho más dura.
Para eso, para que la realidad de las mujeres sea un poco menos dura valen las políticas de igualdad, ministerio incluido. Que no son servicios sociales sino rentabilidad económica. No es sensato desaprovechar las capacidades, la preparación, la aportación de la mitad de la población. No es lógico, ni prudente, ni rentable, penalizar a las proveedoras de nueva materia prima con la que alimentar el mercado laboral.

8 comentarios:

IRMA dijo...

Manuel Azaña decía: "la libertad no hace felices a los hombres, sencillamente los hace hombres". Valga también para las mujeres.

En una época en que la libertad se compra con billetes, limitar el acceso al mercado de trabajo impide la libertad. La educación sexista impide la libertad. La sobrecarga de tareas y trabajos no compartidos (como la crianza de los hijos) impide la libertad.

No solo es una cuestión de apuesta por un futuro dentro de un sistema que no comparto. Es una cuestión de derechos y dignidad que aun no hemos conquistado.

La de la tiza dijo...

Irma: todos contribuimos a alimentar este sistema, incluso si no creemos en él, nena.
Los derechos siempre se conquistan. Y en esas andamos.

Tita dijo...

Nos quejamos de tener que trabajar hasta los 67...en vez de apoyar la procreación. En términos económicos, es poco romántico pero es real. Mis hijas son futuras contribuyentes, las pagadoras de nuestras pensiones.

Mira si son necesarias. Pero no lo entienden, no entienden que tenemos que invertir, y que hay gente (habemos muchos) que con otras condiciones, lo haríamos muy gustosamente, y varias veces además.

Del 75 que es mi año, a ahora las cosas han cambiado mucho. Raras eran las mujeres que tenían que trabajar fuera. La que quería era hasta criticada. No era el mejor sistema, claro que no, pero tiene que haber un punto medio como el que propones.

He recordado aquella imagen de La Gran Familia, a ¿Alberto Closas? cobranzo los puntos por todos los hijos.

Un señor le critica diciendo algo así como:
-Qué barbaridad, pues con muchos hombres como vd. con tantos hijos, nos arruinamos los contribuyentes pagando puntos.
-¿Y vd. cuantos hijos tiene? pregunta Alberto Closas
-¿yo? ninguno
-Pues con muchos como vd, ni puntos, ni contribuyentes, ni españoles, ni nada.

Ea

Besotes

Pilar dijo...

Ver a una mujer trabajando con su hijo recién nacido en brazos, es hoy una imagen hermosa y representa una reivincidación. Estoy de acuerdo, porque para aprobar esa moción todo voto es imprescindible y de algún modo el suyo vale más que dos, pero ¿una mujer trabajando con su hijo recién nacido en brazos?
Este mundo, el primer mundo, el del estado social, el de los derechos y las libertades, ese que casi hemos estado a punto de tocar con las manos, se nos cae, y apenás nos damos cuenta.
No me siento esperanzada, avanzar cuesta mucho y retroceder nada, sobre todo si no dejamos asustar.

Cruela dijo...

Pues como siempre de cum laude.
esta mañana en telemadrid había un señor mayor con pinta de listo - lo cual es raro en esa cadena dicho sea de paso - que decía, "¿que mundo dejamos a nuestros niños?" esa no es la cuestión sino es "qué niños dejamos a ese mundo?" y es cierto a fin de cuentas, sin niños estamos condenados y el mundo también...
pero cómo tenerlos teniendo en cuenta todo los que dijiste..
Besos

Uma dijo...

totalmente de acuerdo!! me llega visita, luego sigo y leo los enlaces!!
besos

La de la tiza dijo...

Tita: del 75 a hoy ha cambiado casi todo, es cierto, pero mientras se considera que el embarazo es un asunto que afecta a las mujeres habremos avanzado poco. La maternidad es una cuestión que concierne a toda la sociedad: a ambos padres, a los empresarios, sindicatos, gobierno.
Pilar: la imagen de la diputada es solo eso: una imagen. Y es cierto, el liberalismo que nos azota está desmontando, piedra a piedra, el estado de bienestar construido a partir de la 2ª guerra mundial. Y nosotros calladitos.
Crue: yo creo que con cada niño que nace deberían regalar una peana para hacerle un monumento.
Uma: y tu con Bolica a cuestas...

ODRY dijo...

Vi el reportaje en la tele y me encanto, ojala cunda el ejemplo, para que se den cuenta, necesitamos ayuda para ser madres y no seguir como en tiempo de nuestras abuelas, por mucho que luchamos, es como que no avanzamos.
Un besazo.