miércoles, 13 de octubre de 2010

No podemos olvidar

El mundo entero está pendiente de la liberación de los 33 mineros chilenos que habían quedado atrapados en el yacimiento San José.

Las televisiones están convirtiendo en un espectáculo de masas el drama de estos trabajadores y de sus familias.

Menos mal que el director de la Organización Internacional del Trabajo, el también chileno Juan Somavia, ha venido a poner un punto sobre la í, a saber, que los mineros quedaron atrapados porque las medidas de seguridad eran insuficientes. Y que en muchos de los países donde se trabaja en minería, ésta es la ocupación de mayor riesgo que existe.

Somavía, que sabe de lo que habla, ha recordado, de paso, que cada día mueren 6.300 personas por accidentes o enfermedades relacionados con el trabajo, lo que supone más de 2,3 millones de muertes anuales.

No ha dicho el director de la OIT, pero cabría añadir, que esas muertes ocurren por la voracidad de empresarios sin escrúpulos que se llevan en beneficios lo que no invierten en seguridad. Y que, una y otra vez, se van de rositas. Como se irán los propietarios de la mina San José.

6 comentarios:

Pilar dijo...

Los propietarios de la famosisima mina, andan diciendo desde el accidente que como la mina está parada, pues que no pueden pagar a los demás y menos a los que se han quedado atrapados. De hecho no están participando en modo alguno en el rescate.
Un rescate que tristemente me recuerda a la película El show de Truman, cuando se acabe, pasaremos a otra cosa, sin más.
Eso sí, se han hecho fotos con ellos todos los que pensaban que podían sacar partido.
Me temo que las sensatas palabras del Director de la OIT se escucharán menos que las alharacas del Presidente Chileno, que se tiene por un héroe y se permite saludar y abrazar a los mineros antes que sus familias.

Valdomicer dijo...

Y como se fueron los de Aznarlcollar y los del vertido tóxico de Hungría y los de.... y los de....
Aquí en Cáceres los mineros con silicosis....

ODRY dijo...

Es verdad, todo el mundo ha estado pendiente de todo, pero se les ha olvidado algo y ahora qué?
Me refiero, va a cambiar algo?
O todo seguirá igual.
Creo que todo seguirá igual, lo único que hay trabajadores que no tienen tanta suerte.

Un besazo

BET dijo...

Por una vez parece que hay final "feliz" pero no se debe olvidar como y porque ocurrió todo,
la seguridad debería estar por encima de todas las cosas, pero el que manda es el dinero, que pena.

Cruela dijo...

Mi abuelo fue minero y tenía bronquitis crónica...
El amianto provoca cáncer y el Danubio ya no es azul....
Los responsables?¿ ah se siente han escondido la mano
y no se puede olvidar claro que no
Besos

Tita dijo...

Los esclavos de las pirámides morían en las mismas obras en las que pasaban su corta y escasa vida. En realidad no ha cambiado nada.

Nada hay más triste para mí que morir en el trabajo o a causa de él, porque no hay escapatoria, de algo tienes que, paradójicamente, vivir.

Así que para mí es uno de los delitos más grandes no cuidar de la seguridad en el trabajo.

Abrazos