jueves, 14 de octubre de 2010

Otro mundo



Don Tino tiene ya un pie en el estribo del Ave para trasladarse a l’Hospitalet y está dedicando sus últimos días ministeriales a despedirse de unos y otros.

Empezó con un adiós multitudinario a los periodistas especializados en su área en el que agradeció el trato recibido, a pesar de haber sido vapuleado inmisericordemente, ninguneado o menospreciado por la misma prensa representada. Se ve que don Tino está hecho de buena pasta.

En sus múltiples y diversas despedidas cuenta que se va con una sensación agridulce. Por un lado, contento de haber sido ministro, alegría que no le va a quitar nadie; y pesaroso de haberlo sido en un tiempo de crisis como el que le ha tocado.

- Ha sido muy duro poner cara a las cifras del paro una vez al mes, confiesa.

Aunque en realidad, quién ha puesto la cara cada mes ha sido la pobre secretaria General de Empleo, doña Maravillas.

Parece sincero cuando da las gracias a los periodistas por el tratamiento que le han dispensado. Había motivos para haberme machacado sin mucho esfuerzo, admite.

- La gente ha entendido que yo no soy el responsable, añade.

Y como los ministros no dan puntada sin hilo, todos entienden que la responsabilidad estaba un escalón por encima, o sease, el presi. (Éste no tardó mucho en responderle elípticamente, en unas declaraciones televisivas, afirmando que los parados no reciben atención suficiente en el INEM (sic) y que el nuevo ministro vendrá a corregir este punto. Pasando por alto que el INEM no existe sino que se trata del Servicio Público de Empleo Estatal, sus palabras vienen a ser como una enmienda a la totalidad).

Don Tino se muestra próximo y encantador, como el alcalde que probablemente nunca ha dejado de ser. Buen conocedor del percal. Cuenta que llegó diciendo lo que pensaba y enseguida aprendió que Madrid es otro mundo y que debía ceñirse al guión y ser más cuidadoso con el lenguaje.

Admite que en el misterio…ni ha vivido dos años y medio muy duros y complejos, que ha procurado llevar con templanza y con la procesión por dentro. Y cuenta que Zapatero le llamó para que se hiciera cargo de los asuntos de inmigración y de los servicios públicos de empleo, pero quien le sustituya podrá dedicarse plenamente al trabajo.

- A mí me ha tocado un marrón, asegura.

Y se pone un poco tierno al recordar su peripecia migratoria. Cuando cogió el tren en Valverde de Leganés (Badajoz) para irse a Barcelona no podía ni sospechar que se le abrían un sinfín de oportunidades y que llegaría a ser ministro, refiere. Una satisfacción y una alegría que no le va a quitar nadie, añade.

Como se da por amortizado en su despacho y como ya tiene el corazón de vuelta en Cataluña, se dedica a ir de bolos contando estas cosas y otras parecidas.

Para quien quiera saberlo.

7 comentarios:

Tita dijo...

En el fondo me da penilla...creo que tiene razón. El ministro del marrón, que ni hizo ni dejaron hacer...

Besos

Pilar dijo...

Que tierno él.
Aceptó el cargo y lo disfrutará hasta el último día, no sabía yo que era ni obligatorio ni irrenunciable.
Lo siento, es un tópico pero "son todos iguales", ya sé que es incierto pero ...

Suerte con el/la sustitut@

La de la tiza dijo...

Tita: ¿Penilla, dices? Amos anda. ¿Marrón? Marrón de verdad quien ha perdido el empleo y sabe que no lo va a encontrar en mucho tiempo.
Ni hizo ni dejaron hacer, dices y dices bien. Pero es que ya se había inventado el puñetazo en la mesa y la palabra dimitir.
Pilar: yo quiero creer que no son todos iguales, pero la verdad es que cada vez son más parecidos.
Y sí, creo que vamos a necesitar mucha suerte.

Cruela dijo...

Bah... total ya se le ha pasado todo... es cierto que tuvo un ministerio chungo en el peor momento pero yo no le noté nunca muy apenado por ello... total le pasa lo que a todos, saben que al final eso es temporal y qué más da la gloria si te queda una villa catalana?¿
Besos

ODRY dijo...

Si uno es realmente bueno en lo suyo, por lo menos intenta cambiar cosas, no pasar el marrón a otro, eso me da que pensar que a lo mejor es simplemente mediocre y sale corriendo por incompetente.
Lo siento, pero cuando yo quiero cambiar algo lucho y al final algo consigo.

UN besazo

La de la tiza dijo...

Crue: lo de que le quede una villa catalana, de momento, es mucho decir.
Odry: nena, cómo se te echa en falta, a ver si arreglas tus informatividades. A lo que íbamos, que a lo mejor éste no pasa el marrón, se lo ha comido. Eso de luchar para cambiar, parece que no está de moda, ya ves.

Uma dijo...

pobre hombre...descanse en paz de tanto problema...besos