jueves, 21 de octubre de 2010

Obras son amores

Los periódicos vienen hoy que chorrean. Todo, ministros. Al propio tratan de sacarle los colores con su asistencia a la manifa del 29-S pero él ya ha aclarado que no está contra la reforma laboral aprobada. Bien empezamos.

La mayoría inciden en el aspecto “comunicativo” del nuevo gobierno. Explican que con estas incorporaciones el personal va a conocer mejor lo que hace el gobierno, que los anteriores no han sabido explicarse. Aunque se recogen los méritos de los recién nombrados, se insiste en que con el cambio se pretende mejorar la imagen gubernamental. La imagen. De la eficacia se habla menos.

Y en esas estamos cuando una cámara destapa una conversación entre la número dos del PP, Cospedal, el número uno de Andalucía, Arenas, y el portavoz del senado, García Escudero, peperos todos ellos. Con una cara que no deja lugar a dudas respecto a la preocupación que les embarga a los tres, se refieren al cambio de gobierno. Les inquieta su imagen, su proyección pública. Aunque para preocupación, la suya cuando se hayan visto. Asustan. Lo que es la comunicación no verbal. Échalo un vistazo por gusto.

Y, ya que nos hemos metido en cuestiones de imagen, quiero yo echar un cuarto a espadas sobre algunas imágenes que dicen más que algunos hechos. La desaparición del ministerio de Igualdad. Ya sé que a muchos esto les parece una bobería, una cosa baladí. ¿Un ministerio de Igualdad? ¿Para qué? ¿Igualdad a estas alturas? Pero si la igualdad ya está consagrada en la Constitución, argumentan los mejor intencionados.

Y es verdad. El artículo primero del título preliminar dice: “España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político”. O sea, a eso aspiramos, a que sea así, lo cual no quiere decir que lo sea.

Al ministerio de Igualdad, a su titular, Bibiana Aído, y a la igualdad misma le han zurrado la badana las fuerzas vivas más reaccionarias y algunos ilustres comentaristas de izquierda desde el momento mismo de su creación. Porque no está escrito en ninguna parte que ser de izquierda le impida a alguien ser cretino.

No voy a sacar yo la cara por la Aído, que sabrá defenderse solita. Tampoco quiero decir que la mejor forma de defenderla sea mediante un ministerio, pero si en un momento dado se pensó que era necesario ¿Qué es lo que ha cambiado para quitarlo? La igualdad es una asignatura pendiente, muy pendiente, en todos los países y sociedades y, más concretamente, entre nosotros. Pero, por si alguien le quedaba duda, ahí dejo unos enlaces sobre los comentarios que Javier León de la Riva, alcalde popular de Valladolid, ha dedicado a Leire Pajín, a la sazón ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad.

A pesar de lo cual, seguro que su cargo no corre riesgo. Antecedentes hay en su partido de falta de respeto a las mujeres. Y pensará que quien a los suyos se parece, honra merece.

La desaparición del ministerio de Igualdad cumple el mandato aprobado en el Congreso de los Diputados como una de las medidas para ahorrar en tiempo de crisis pero es también una concesión a la derecha más recalcitrante y asilvestrada. Lo pagaremos. Lo pagaremos las mujeres, sobre todo. Porque es cierto que el hábito no hace al monje pero la función hace el órgano.

Vivimos, ciertamente, en una sociedad de la imagen. Lo que no se cuenta, lo que no se publica, no existe. Pero no todo es imagen. Ahora, como siempre, obras son amores.

En el Parlamento europeo se ha aprobado una propuesta para ampliar de 14 a 20 semanas el permiso de maternidad. (Cuestión ésta sobre la que habrá que volver). Bueno, pues los socialistas han votado a favor pero la derecha se abstuvo o votó en contra. Como suelen hacer cada vez que se trata de cuestiones de protección social. O sea, bien está que se cuide la imagen, pero para calibrar a cada quién, por sus obras los conoceréis.

8 comentarios:

Uma dijo...

aCABO DE ESCUCHAR LAS DECLARACIONES DEL CRETINO DE LA RIVA...Y FIJATE QUE ME CAE MAL Doña Leire Pajín, asi sin conocerla de nada, pero he de reprobar la critica sexista que le ha hecho, a pesar de lo cual, sinceramente pienso que la ministra tendrá que demostrar que vale para el cargo, no todo es hablar con tonito cansino y palabras altisonantes. (en resumen, ella me cae fatal y él es un sinvergüenza)
De lo del ministerio de igualdad...a lo mejor es ignorancia pero yo creo que no era necesario desde un principio, tal vez quitarlo no sea la mejor medida para las mujeres, pero, creo que lei en este blog que tu misma pensabas que no daba para un ministerio sino, tal vez, para una secretaría y es lo que han hecho...rectificar es de sabios y ahorrarse se ahorrara ¿no? que es lo que se pretnde.
Lo de la baja de maternidad, pues no sabía que habian votado, habia oido campanas pero no sabia donde...en fin! me parece fatal que haya alguien que se oponga a eso...
besos

La de la tiza dijo...

Hola Uma: este de la Riva es una cosa echada a perder, pero ahí le tienes, gobernando - o lo que sea - la primera ciudad de Castilla y León.
Respecto al ministerio de Igualdad, yo tengo una idea de la administración pública con menos fanfarria y creo que hubiera bastado con una Secretaría de Estado, incluso con un organismo autónomo, como la Agencia Tributaria, bien dotado y con las funciones precisas. Pero esa es una opinión mía, nada más. Creo que ahora se ha eliminado de mala manera, para colmo con la ministra en directo en Tele5 sin tener ni zorra idea. Lo que trataba de decir es que la igualdad es una asignatura pendiente y no es la cosa para echarse unas risas cuando cada año mueren cerca de cien mujeres a manos de quienes aún no se han enterado de que ellas también son ciudadanas.
En cuanto a la baja maternal, volveremos a hablar de ello.

IRMA dijo...

En un trabajo que tuve en una ocasión se creó el puesto de Coordinadora de Bollos y Cafés. Da igual que hubieran puesto delante un Excma. lo que significaba el título es que era la administrativa (porque era mujer) cuya única función asignada era la de servir el desayuno.

Se supone que un primer momento ZP apostó por este ministerio como una forma de visibilizar su apuesta por la igualdad, de respaldar un empuje al feminismo, un movimiento fundamental en su partido, con grandes feministas entre sus filas. Un partido que se ha declarado mil veces como tal. La igualdad de las mujeres es una cuestión pendiente que debería darnos vergüenza a todos, que todos somos implicados, y que siempre sufre un retroceso con la derecha (que está a punto de llegar) y muy pocas muestras de avance con la izquierda.

Nos congratulamos por una reforma de la ley de aborto, que para más inri aun está recurrida, que nos equipara por fin a otras leyes europeas, una ley que no se había hecho cuando se debía, que no se hizo después y que llega con mucho retraso cuando ya no puede solucionar muchos dramas que afectan casi exclusivamente a mujeres. Muy poco equipaje para el viaje hecho, y mira por donde, sorprende por lo osado.

La apuesta era importantísima. Devolvernos a las mujeres a una cuestión de salud, es seguramente sólo una cuestión de formas, de signos y señales. Pero cuando todo un gobierno se reforma con este único fin, da mucha pena y mucho miedo.

La señal enviada es inequívoca como los mensajes corporales de Cospedal y ARena.

La de la tiza dijo...

Esperemos a ver qué pasa con la Secretaría de Estado de Igualdad, que al parecer va a seguir en manos de la misma Aido. Pero es cierto que, si en la primera legislatura Zapatero tuvo un discurso y una actuación realmente progresista, en la segunda está a merced de la crisis y a la defensiva. Se ha aprobado la ley del aborto - ya veremos a ver qué pasa con el recurso -.
El ministerio de Sanidad se completa con Política Social e Igualdad. Habrá que esperar pero, efectivamente, la comunicación no verbal es clara.

Pilar dijo...

La lectura desde la perspectiva de género es mala, lo lamento, en temas como este la imagen, las señales, importan.
Y sobre lo que se pasan algunos, no entiendo como las del PP no se plantan y les callan la boca, al hablar así, nos humilla a todas, ¿porqué ellas no se sienten dolidas?

Lo mejor del cambio la cara de Cospedal y Arenas, se les vé preocupados, amén de sorprendidos por una reacción que no esperaban.

Valdomicer dijo...

¡Claro que hay que quitar el misterio(ni) de Igualdad! Corremos el riesgo de que tenga éxito y hay que evitarlo a toda costa.
¡Hasta ahí podríamos llegar!

Valdomicer dijo...

Hoy han sido conmovedoras las fotos de la eurodiputada Ronzulli adosada a su niño como si de una prolongación del embarazo se tratara.
No sé si tendrá su parte teatral o melodramática; pero ha sido impactante.

La de la tiza dijo...

Pilar: una vez más, las mujeres hemos salido perdedoras. No, como se está diciendo porque se haya perdido la paridad (paridad es no menos de 40% ni más de 60% de cualquier sexo) sino porque se ha suprimido lo que menos importa, lo menos arriesgado.
Lss mujeres del PP no protestan, y en su caso las del PSOE tampoco, porque para ellas primero es el partido y luego todo lo demás.
Valdo: el riesgo es aún pequeño pero ¿y si prospera? No quiero ni pensarlo.